Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Mahamudra’ Category

Hace un par de meses estuve escuchando los videos de Paloma Cabadas en yutube, los del poder de la Tierra. Ella habla ultimamente del amor y del amor que la Tierra nos está ofreciendo continuamente, que recibimos si nos abrimos y escuchamos-sentimos (a veces es difícil identificar los sentidos internos).

La Tierra no es un conjunto de cosas, sino un ser vivo completo (a su vez formado por una multitud de seres vivos diversos, como nuestro cuerpo).  No soy la única ni la primera en descubrirlo.

Este verano he pasado mucho tiempo escuchando-sintiendo a este ser en un lugar que todavía conserva mucho de su naturaleza virgen. Este lugar no es un frondoso bosque ni un exótico paraje pradisíaco.  He recibido muchos regalos en forma de experiencia y comprensión.

He experimentado de forma muy lúcida que “yo no soy mi mente” y también que “yo no soy mis emociones”.

Es una experiencia muy prosaica, desprovista por completo de “fuegos artificiales” y visiones del más allá. Por el contrario, me ha puesto más en contacto con el “más aquí”.

A partir de la observación de lo que hay, mi mente planifica, construye, ve … Pero luego son las manos, las piernas y esa misma mente que planificó,  las que tienen que poner en marcha esos planes, esos proyectos, y llevarlos a cabo.

Sí, es exactamente lo mismo que sucede cuando te echas una mochila a la espalda y decides recorrer 700 km a pie.

Y resulta que me canso, tengo sed, tengo hambre, hace demasiado calor, se me enganchan las zarzas, o no estoy en el estado de ánimo adecuado.

La distancia entre lo que la mente planifica en unos minutos y lo que yo realmente hago es tan grande que me deprime. Y ahí es donde comprendo que yo no soy mi mente. Yo soy como el avellano que hay en la finca (que llevaba unos años abandonada):  un ser en unas condiciones que da lo mejor de sí en sus circunstancias. Y la herramienta de que dispongo para mejorar mis condiciones soy yo misma también.

Mi mente puede crear una nueva realidad para mí,  pero luego yo tengo que manifestarla.  Y eso lleva consigo despejar los obstáculos (quitarme de encima las zarzas) , alimentar las acciones y actitudes que favorecen ese cambio (abonar la tierra), permitir que mis emociones se expresen sin juzgarlas ni quedarme enganchada en ellas (regar para no morir abrasada en el caluroso verano), y esperar.

Esperar a que sigan desarrollándose las raíces desde las cuales crece el árbol.  Saber que este año ya he dado los frutos que he podido con las condiciones que había y sentirme feliz por ello en lugar de compararlo con las fantasías de mi mente. Reconocer lo avanzado en lugar de compararlo con lo que la mente tenía proyectado.

Este es el amor que yo he recibido,  un amor que me ha ayudado a caminar en el terreno de la humildad y la compasión.  Compasíón por mí misma, que es por donde todo empieza y todo termina,  pasando por el resto del universo en el camino.

Os dejo el poema,  posiblemente es el único poema de este verano.

Clara Luz

Cosecha de verano

El viento levanta una polvareda en la explanada. Finales de agosto, la tierra convertida en ceniza.

¿Crecerá más rápido el manzano si le estiro de las hojas?

Admiro al avellano que ofrece su única avellana de este año. No me sucede enfadarme con él porque no da más.

Las zarzas se lo comían y apenas le llegaba el agua. Sus hojas verdes nuevas refrescan la tórrida tarde.

Cada gota de agua usada en la casa es acumulada en el día para regarlo al caer el sol.

La ternura que me inspira el avellano no surge tan fácilmente por mí ni por quien tengo a lado.

Clara Luz,  Manomortero  22/08 /2012

Cualquier poema o texto del blog pueden ser reproducidos libremente en otro blog siempre que se mencione explícitamente la autoría del texto y se acompañe de un link a Silence Grove. Para reproducir fotos, o textos enviados por otros autores, por favor poneos en contacto con los autores de las mismas.  Construyamos un mundo más seguro entre tod@s, gracias.

Anuncios

Read Full Post »

La meditación

Foto: Lechuza okupa y el loro, Piedra de Agua

Siguiendo con la serie de Mahamudra, el tercer capítulo del libro se titula Poner en práctica: la meditación.

Guendun Rimpoché empieza planteando que primero nos movemos con la aspiración al despertar. En segundo lugar habla de la comprensión de cual es la naturaleza de la mente.

Y después empieza a plantearnos cómo practicar.

El poema con el que introduce (¿o resume?) este capítulo es este:

El universo inanimado y los seres animados,

todos los fenómenos son tu propia apariencia.

Mente-apariencia.

Apareciendo y sin embargo vacía.

Vacía y sin embargo manifiesta.

Apariencia, mente: indiferenciadas,

semejantes a un espejismo, a un sueño,

sin ser nada y sin embargo capaces de aparecer

como la luna sobre el agua.

Sabiendo esto, desenreda este viejo hábito,

que todo lo agarra y petrifica.

Ábrete a este estado espontáneo, natural,

en el frescor de la misma esencia, inteligencia natural.

Excepto esto, no hay nada que deba ser pensado, meditado.

Sin pensar, sin actuar, sin meditar,

sin agitarte,

reposa simplemente, quieto,

y así, por favor,

medita.

Del libro Mahamudra, el gran sello del amor y la compasión, Ed. Imagina

El poema es precioso y así como él lo explica, meditar parece algo tan sencillo … Pero no es tan fácil dejar que la mente repose sin agitarse.

Bueno, sentada en casa, si los vecinos no ponen la tele a todo volumen y no tienes a nadie haciendo ruido en la cocina, ni ningún conflicto reciente activo, sí que lo es, si tienes un poco de práctica.

Lo realmente difícil es dejar ir los asuntos que te atrapan y te generan todo tipo de emociones buenas y malas, pero a las que en el fondo, somos adictos. Y somos adictos porque las emociones generan una respuesta fisiológica en el organismo, similar a las que generan las drogas (¿o es al revés?) .

Así que iluminarse significa desintoxicarse, desengancharse de las drogas emocionales y aprender a vivir sin ellas …

Guendun Rimpoché escribe esto sobre el estado de meditación de la mente:

La meditación no consiste en un estado estático en el que buscamos mantener concentrada la mente sobre algo, sin moverse.  Meditar significa liberarse de las tensiones creadas por las diferentes tendencias, tales como el apego, la aversión o la indiferencia que mantienen a la mente prisionera.

No se trata de dejar la mente en blanco ni de impedir que surjan imágenes o pensamientos buenos ni malos en ella.  Se trata de no engancharse a lo que surge. Una maestra que conocí nos decía que cuando aparecen los pensamientos “no hay que bailar con ellos”.

Se trata de reconocer que las actitudes de apego, de rechazo o de indiferencia, no son determinadas por lo que viene del exterior, sino que son nuestros propios esquemas internos de respuesta que proyectamos sobre objetos externos. Cuando dejamos reposar la mente en su estado natural, deja de implicarse en este vaivén emocional y por lo tanto ya no queda afectada por estas emociones.

En los momentos en que nos enganchamos muy fuertemente con algo es bueno tener poemas o textos como estos a mano para retomar la perspectiva …

Os dejo con un párrafo extraído del Sutra del Rey de los Samadhis y un video que esta mañana me ha arrancado una buena sonrisa, de parte de Piedra (lo mejor que te puede suceder en la vida es empezar el día con una sonrisa de oreja a oreja).

El fuego puede arder durante cientos de eones pero nunca podrá quemar el espacio. Asimismo, el fuego nunca podrá quemar a aquéllos que saben que los fenómenos son equivalentes al espacio.

Espero que lo disfrutéis, buena semana (me marcho unos días a ver si la mareo un poco, a la mente, y se queda quieta un ratico)

Clara

Read Full Post »

Foto: Espiga de Piedra de Agua

a

De nuevo os dejo una joya del Precioso Guendun, continuando la línea de Mahamudra y los capítulos del libro Mahamudra o El Gran Sello del amor y la compasión, de la editorial Imagina

a

Pequeño canto del corazón perfectamente puro

escapado de mi boca:

Situarse más allá de todas las nociones

de sujeto y objeto, es la visión real.

No actuar, no meditar, no distraerse,

es la meditación real.

Sin esfuerzo, sin rechazo, sin adhesión,

es la acción real.

Más allá de toda esperanza y temor,

el fruto se vuelve visible.

Trascendiendo todo punto de referencia,

no existiendo ya la mente, su verdader naturaleza

se revela.

Sin recorrer tierras, ni caminos, mantenemos el hilo

de la via de la budeidad.

Meditando sin objeto de meditación,

obtenemos el insuperable despertar.

a

Foto:  Gota de sol en gota de mar de Piedra de Agua

nota: creo que en la traducción han utilizado la palabra adhesión para referirse a lo que usualmente se traduce por apego

a

Quizás debería aclarar que Guendun Rimpoché escribió estos poemas después de haber pasado veinte años encerrado en la habitación del monasterio meditando (parte en Tíbet y parte en India). Un día su maestro, el Karmapa,  le dijo que ya había logrado llevar su mente al estado despertar y que ya era hora de salir al mundo y compartir su tesoro.

Así que a este hombre que tenía 57 años y había pasado toda su vida en monasterios y en retiro solitario,  lo enviaron a Francia a hacerse cargo de un centro budista (y de entrada cuenta que gracia, gracia, no le hizo mucha …).

Os dejo con su sonrisa, que es su mejor regalo.

Clara

Foto:  Clear Light Healing

Cualquier poema o texto del blog pueden ser reproducidos libremente en otro blog siempre que se mencione explícitamente la autoría del texto y se acompañe de un link a Silence Grove. Para reproducir fotos, por favor poneos en contacto con los autores de las mismas.  Construyamos un mundo más seguro entre tod@s, gracias.

Read Full Post »

Foto: Namasté, Piedra de Agua

a

Upekkha (del Pali, lengua popular en la India en los tiempos de Buda Sakyamuni) suele traducirse por ecuanimidad.

Sin embargo, en castellano, la palabra ecuanimidad lleva implícito el juicio (segunda acepción: imparcialidad de juicio).

Para poder observar nuestros movimientos internos, vamos a llamarlos los movimientos de la mente, necesitamos situarnos en un punto de vista de neutralidad (por fin encontré en el diccionario una palabra que no lleva implícito el juicio ¡!).

Ser neutrales es difícil. Pero hay ratos en que se puede lograr, se puede lograr observar la realidad con neutralidad. También la propia !!

Y en esos ratos podemos observar dos movimientos básicos de nuestro interior: hacia el mundo, es decir, hacia fuera, o hacia el interior, hacia uno mismo (o una misma).

a

Foto: Tres piedras, Piedra de Agua

a

Por ejemplo, el sentimiento de desprecio. Podemos observar cómo a veces aparece un pensamiento de desprecio hacia alguien (o hacia sus actos).  Otras veces ése mismo sentimiento de desprecio aparece dirigido hacia nosotros mismos, o una acción nuestra.

Y siempre vamos a encontrar asociado a dicho pensamiento un recurso mental que lo apoya, que lo justifica.

Por ejemplo, leemos la noticia de que van a subir el IBI y nos indignamos. Aquí empieza todo un movimiento interesante de observar: Me parece injusto (jucio) porque (justificación) ya estamos pagando mucho y cada año lo suben más. Y además ellos luego se gastan el dinero en coches oficiales, viajes etc. etc. (más justificación).

La idea es observar este movimiento interior:  cómo proyectamos en los otros nuestra propia ira, o nuestro desprecio.

Sí, es cierto, estas cosas están pasando y son reales. Pero lo que no nos preguntamos es si no se podrían vivir desde “otro sitio” que no sea la indignación. Y lo que nos cuesta es admitir que estamos utilizando esta base real para vivir nuestro desprecio o nuestra ira. Y nos cuesta porque estamos enredados en la trama del juicio  (ajeno y propio)  y de la justificación.

Necesitamos ese punto de observación neutral de nosotros mismos para verlo.

a

Foto: Viento, espiga y sol, Piedra de Agua

a

De igual forma, esa misma ira o desprecio que está en nosotros, también la dirigimos contra nosotros. La proyectamos en nuestro yo:  Es que soy tonta, es que siempre me pasa lo mismo, es que le tenía que haber dicho …

Mi propuesta es observarnos casi como si no nos observáramos a nosotros mismos, y ver qué estamos moviendo. Sin justificarnos ni enjuiciarnos. Lo más neutralmente que nos sea posible.

Y si vemos pautas no pacíficas ni saludables, simplemente buscar otros caminos de movimiento en nuestro interior. Como si saliéramos de compras y nos probásemos un pantalón que no nos queda bien. Seguimos mirando pantalones hasta que encontramos uno que nos sienta bien.

En estos días de tanto movimiento exterior, me parece importante prestarle atención al interior. Y plantearnos: este movimiento que están llamando de los indignados, dónde puede llevarnos si no estamos atentos.

Espero que la SGAE no me multe por copiar una definición del diccionario RAE (que pagamos entre todos, dicho sea de paso).

indignación.

(Del lat. indignatĭo, -ōnis).

1. f. Enojo, ira, enfado vehemente contra una persona o contra sus actos.

del diccionario RAE

Gracias JL por la inspiración !! Y Piedra de Agua por las fotos !!!

Clara Luz

Cualquier poema o texto del blog pueden ser reproducidos libremente en otro blog siempre que se mencione explícitamente la autoría del texto y se acompañe de un link a Silence Grove. Para reproducir fotos, por favor poneos en contacto con los autores de las mismas.  Construyamos un mundo más seguro entre tod@s, gracias.

Read Full Post »

Poema de Guendun Rimpoché

Foto:  Marcos: arco iris doble


La felicidad no se encuentra con esfuerzo y voluntad,
pero reside aquí, cerca, en la relajación y el abandono.
No te inquietes, nada hay que deba hacerse.
Todo lo que surge en nuestra mente carece de importancia
pues está desprovisto de toda realidad (intrínseca).
No te apegues a los pensamientos, no los juzgues, deja que
el juego de la mente se haga solo.
Elevarse y caer, sin intervenir.
Todo se desvanece y vuelve a empezar, sin cesar.
La propia búsqueda de la felicidad es lo que te impide encontrarla,
como un arco iris al que perseguimos sin nunca alcanzarlo.
Porque no existe, porque siempre ha estado ahí,
y te acompaña a cada instante.
No creas en la realidad de las cosas buenas o malas: son
semejantes arcos iris.
Queriendo atrapar lo inalcanzable, nos agotamos en vano.
Así que nos desprendemos de este apego, el espacio está ahí,
abierto, acogedor y confortable.
Disfrútalo.
No busques más.
Ya todo es tuyo.
Para qué acechar en la jungla inextricable al elefante
que permanece tranquilamente en su territorio.
Deja de hacer,
Deja de forzar,
Deja de querer.
Y todo se realizará solo,
Naturalmente.

La capacidad para estar consciente de la mente se denomina ojo de la sabiduría. Es una facultad de interiorización que nos permite ver cómo proyectamos nuestros estados mentales sobre los acontecimientos y seres exteriores.

Del libro Mahamudra: el Gran Sello o la vía del amor y la compasión, Editorial Imagina,  precioso libro que recomiendo (por cierto,  que precioso en tibetano se dice rimpoché).

Aquí un texto sobre la meditación Mahamudra, de libre distribución.

Cualquier poema o texto del blog pueden ser reproducidos libremente en otro blog siempre que se mencione explícitamente la autoría del texto y se acompañe de un link a Silence Grove. Construyamos un mundo más seguro entre tod@s, gracias.

Read Full Post »