Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 18 agosto 2011

Mediterráneo en llamas

Soy una flor y tengo miedo de crecer.

Los rayos del sol que entran en el jardín me atraen y me asustan.

Al atardecer, el jardín oscuro se inunda de destellos llameantes. Son figuras que bailan la danza de la vida y me invitan a bailar con ellas.

Mi cuerpo se mueve. El mar deja de ser mar y se convierte en otro mar de luces centelleantes que bailan.

Todos bailan y mi cuerpo se mueve.

Escucho la música del universo en mi interior y veo que todo lo que existe baila con ella.

También quiero bailar.

Quiero cantar.

Envidio a la hoja de la higuera que se mueve con el viento y no piensa si se romperá.

Quiero ser como la hoja de la higuera y bailar con la brisa que sube del mar.

Las chispas doradas son seres que me invitan a fundirme en su mundo.

Mi cuerpo no se puede resistir al canto de la vida y ondula, baila, se mueve, con suavidad.

Me siento llama ondulante sobre las olas, observada por el disco rojo – mi padre – que como una brasa incandescente se sumerge en el agua.

Clara Luz

Cualquier poema o texto del blog pueden ser reproducidos libremente en otro blog siempre que se mencione explícitamente la autoría del texto y se acompañe de un link a Silence Grove. Para reproducir fotos, por favor poneos en contacto con los autores de las mismas.  Construyamos un mundo más seguro entre tod@s, gracias.

Read Full Post »

Había una vez un hombre llamado Mojud.

Vivía en un pueblo

donde había obtenido un puesto

como funcionario público.

Y parecía que iba a terminar sus días

como Inspector de Pesos y Medidas.

Un día, mientras caminaba

por los jardines de un antiguo edificio

cerca de su hogar, Khidr,

el misterioso guía de los Sufís,

se le apareció vestido

de un verde centellante.

Y le dijo:

“¡Hombre de brillantes perspectivas!

Deja tu trabajo y encuéntrame junto al río

dentro de tres días”.

Luego desapareció.

Si alguna vez habéis escuchado la voz del misterioso Khidr,  sabréis ya que es imposible no obedecerle.

Cuando se encuentran junto al río, Khidr le dice:

“Quítate la ropa y arrójate a la corriente,

tal vez alguien te salvará”

Y Mojud obedece.

No os cuento más, no voy a destriparos el final ;-), podéis leer esta historia en un bellísimo librito que se titula El Hombre de vida inexplicable, editorial Gulaab.

Mojud no se ahogó, aunque un poquito de agua sí que tragó.

El misterio de la vida es inexplicable, insaisissable, ya lo dicen, pero hay que experimentarlo.

Si alguna vez os encontráis con Khidr y os pide saltar, os lo recomiendo. La “devoción ciega” es una cuerda más de la guitarra.

Gracias especiales a quienes os convertís en altavoces de este misterioso guía.  Por algún motivo que se me escapa, existen personas que van abriendo las puertas de la vida a tu paso. Bendiciones infinitas para ellas y para todos los seres.

Aunque la cadena es infinita, los mensajeros inmediatos tienen el privilegio de poder compartir de primera mano estos regalos especiales de la vida.

Solo si soy capaz

De dejar que ellas lleguen hasta mí

Se dará la acción fiel

Y nadando en su luz llegaré, justo, a rozar

La representación de este estado

De incertidumbre y felicidad

Simultáneas.

La experiencia pura no necesita las palabras,

El sabor del café no las necesita

Para saber.

Al corazón que tiembla y rompe

Cantando contigo

El cascarón de vida nueva y frágil

Le basta con escuchar los sonidos

Que salen de tu voz.

Este extraño no-poema

Extraño como la experiencia en sí

Nueva a cada instante

Insaisissable por falta de otra mejor,

En cada idioma hay tantas palabras …

Solamente la luz y el sonido puros del amor

Hablan en el idioma universal,

Así que me callo ya.

Clara Luz

Cualquier poema o texto del blog pueden ser reproducidos libremente en otro blog siempre que se mencione explícitamente la autoría del texto y se acompañe de un link a Silence Grove. Para reproducir fotos, por favor poneos en contacto con los autores de las mismas.  Construyamos un mundo más seguro entre tod@s, gracias.

Read Full Post »